C/ Velázquez, 55 - 1ª Planta. Madrid
91 576 05 08

Injertos de hueso y cirugía bucal

Nuestros tratamientos

Injertos de hueso y cirugía bucal

    Injertos de hueso

  • ¿Qué es un injerto de hueso?

    Este procedimiento consiste en colocar hueso en zonas donde no hay suficiente cantidad o calidad. El injerto puede provenir del propio paciente (de cadera, tibia, barbilla o del trígono retromolar) o liofilizado (hueso sintético, de origen animal y biocompatible) con propiedades osteoconductoras, que guían el crecimiento del hueso natural y osteoinductoras, que fomentan la formación de osteoblastos activos. Actualmente se suele colocar hueso liofilizado ya que es mucho menos traumático, menos doloroso y la recuperación del paciente es muy óptima.

  • ¿Cuándo se colocan injertos de hueso y membrana?

    Los injertos se colocan cuando no hay suficiente hueso para colocar implantes por llevar un prolongado tiempo desdentado o a causa de numerosas infecciones que han provocado la pérdida del hueso.

    Cirugía Bucal

  • ¿Qué es una apiceptomía?

    Es una cirugía que consiste en seccionar el ápice de una raíz dental cuando se ve afectado por un foco de infección, quiste o granuloma.

  • ¿Cuándo se realiza una apiceptomía?

    Cuando existe una infección que puede afectar a una o varias piezas. Para poder llevar a cabo este tratamiento es necesario que las piezas afectadas estén endodonciadas o en su defecto realizar las endodoncias en el momento

  • Exodoncia de cordales o muelas del juicio

    Es la intervención más frecuente en cirugía oral, hay varios motivos por los que se debe realizar:

    • Falta de espacio en la mandíbula.
    • Orientación incorrecta que puede afectar a la erupción de las piezas adyacentes e incluso provocar apiñamiento.
    • Provocar inflamación en la encía por una erupción incompleta y generar una infección crónica.
  • Exodoncias dentarias complejas

    En ocasiones hay una destrucción parcial o completa de la corona, quedando por lo tanto las raices de los dientes enterradas en el hueso. Estas deben ser exodonciadas para evitar posibles infecciones, sobre todo en los casos donde la pieza ha sufrido una fractura vertical o bien en caso de que exista un foco apical.

    También se requiere exodonciar los caninos superiores que, en ocasiones, no erupcionan, quedándose retenidos en el hueso del maxilar, generalmente atravesados, pudiendo dañar las raices de los dientes adyacentes.